Hacer Arte en Venezuela. Anecdotario.

I

Estaba esperando el bus, un día soleado hace 30 años aproximadamente. En minutos llegó un vecino y empezamos a conversar, entre otros, tratamos el tema de lo que estudiamos, él es matemático egresado de una reconocida universidad venezolana y me habló de su trabajo, lo siguiente fue la pregunta de rigor dirigida a mi: ¿Y tú qué haces?: yo estudio arte; la cara de poema del individuo no fue normal. Entonces, vino la siguiente: ¿Para qué sirve el arte? Mi respuesta se vio ampliamente influida por la cara de circunstancia de mi interlocutor: no sirve para nada, dije.

Por fortuna llegó el bus.

II

Mi hermana es muy buena, hace tiempo intentó que yo vendiera una obra mía a uno de sus compañeros de trabajo, un ingeniero civil. Lo trajo a casa y comencé a mostrarle mi carpeta de trabajos, pacientemente respondí sus preguntas, explicando la técnica en la que estaban hechos, pues todos eran grabados para aquel momento. Apartó uno de los trabajos y me preguntó su valor monetario, al responderle, la siguiente pregunta fue, si lo dejaría más económico recortándole el papel sobrante del borde.

Ya deben saber que no vendí.

III

Tuve una conocida a la que frecuenté por pocos años, solíamos compartir a ratos en cierto local nocturno caraqueño, le tomé mucho cariño. En algún punto la consideré mi amiga, suelo obsequiar a mis amigos con obras de mi autoría en ocasiones especiales, dada la alta estima en que tenía a este ser, se me ocurrió la feliz idea de regalarle un dibujo muy querido para mí, ella se mostró agradecida y días después encontré la obra colgada en una pared llena de filtración y humedad, enmarcado en un extraño cartón porque el digno nombre de «passe-partout» no se le podía dar.

Le pregunté qué era eso y ella muy orgullosa, me contó que en el basurero se encontró ese material arrugado y lo alisó con las manos, el marco también era reciclado (no sé si del mismo basurero) con algún golpecito en ciertos lugares, todo un portento de ensamblaje a la criolla, en demostración del “gran aprecio” por mí y mi obra.

Debo acotar que este personaje tenía  cierto poder adquisitivo, lo cual le hubiera permitido con holgura enmarcar en un negocio especializado. Para quien no lo sabe, la obra sobre papel es muy delicada, no se debe colgar en zonas húmedas, no se debe enmarcar con materiales llenos de hongos y suciedad.

IV

Un arquitecto que dirigió (gracias al universo que ya no está más en el negocio) un taller de enmarcado de obras de arte en Caracas y alguna vez también fue galería, tenía la costumbre en el inicio de operaciones, de recibir los trabajos en papel de los artistas, usando guantes de tela y hasta tapabocas, con eso demostraba a todos el grado de profesionalismo y respeto con que trataba la obra ajena.

Pasados unos cuantos años, fue comisionado por un conocido y reputado centro de arte (Estado Zulia, Venezuela) de recibir la obra de los artistas caraqueños participantes en un salón nacional convocado por esa entidad. Este individuo, tenía la responsabilidad de contratar un transporte especializado en arte para llevar nuestras obras a buen destino y en perfectas condiciones de embalaje, tal como se le entregaron.

Luego de cierto tiempo me enteré que debía recobrar mi obra en su taller; es decir, debía recuperarla donde mismo la consigné, me la entregó con el cristal del enmarcado partido. No me quieras tanto por Diosssssss! P.D.: un colega fue a rescatar su obra en el mismo sitio, cuando escuchó mi experiencia, su obra estaba en el mismo lugar del taller donde la dejó, con una gruesa capa de polvo. Nunca llegaron a destino.

Conclusión

Podría llenar muchas páginas con mis vivencias en arte y todas tienen el mismo final, es tan poco el VALOR de las artes plásticas en Venezuela, es tanto el maltrato recibido, es tan ignorante quien comercia con éste, tan precario el funcionamiento de las instituciones públicas o privadas, tan costoso el material, difícil de conseguir para elaborarlo, tan fiera la carnicería en el mundillo del arte visual, tan duro competir con los supuestos «genios» del arte venezolano, tan repetitiva esta historia en el mundo entero, que lo menos abundante en el arte es la sensibilidad.

Es un apostolado ser artista.

Hacer arte en Venezuela
Origen de la Creación. Autora: Carolina Sánchez Dibujo. (1999)
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Adrian Gaston Fares

Ciencia ficción, historias asombrosas y un chico único, como dice su psicóloga, con ustedes: Adrián Gastón Fares, escritor y director de cine.

Blog contra el estigma y las injusticias

Relatos, ensayos y poemas contra la idea equivocada del estigma y las injusticias

El cuento de Saliary

Poesía | Mindfulness | Podcast

supermamis

Podemos con todo

Estudios Jurídicos

"Despues de Dios está el Derecho porque siempre busca la Justicia"

The Caged Bird Sings

The song of a heart can never be caged...

DerechoVenezolano.Com

Derecho A La Mano, Doctrinas, Jurisprudencias, Apuntes y Todo lo Relacionado De Nuestro Mundo Jurídico

byluis7

« me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser - lo que fuiste no será otra vez - los tigres me han encontrado pero no me importa. »

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

All4click.com_Coaching & Tic🌀

Recursos de contenidos de escritura creativa para la gestión y motivación para días que suman💫.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close